Día 122: ¡Que te duermes, muchacho!
El aula donde ha acaecido el hecho
El aula donde ha acaecido el hecho
Hoy en clase de Métodos de separación y análisis instrumental (una clase que empieza a las 7:30 de la mañana) se ha quedado dormido un alemán. Esto no es nada nuevo porque si levantas la vista, en cualquier momento de la clase, puedes ver un montón de personas durmiendo. Lo gracioso ha sido que se ha quedado dormido sobre la mesa. Estamos en el Hörsaalzentrum en un aula magna de 550 plazas (aunque en esta clase, a estas alturas del curso hay alrededor de 80 alumnos) y tanto los asientos como las mesas son replegables. Esto es lo gracioso de la historia, porque al quedarse dormido sobre la mesa, ésta se ha plegado, y el alemán, con el impulso del peso de su cuerpo, ha salido lanzado, ha dado una voltereta y ha caído de bruces en la fila de delante (una altura de unos… 120 cm). Ha hecho tanto ruido que incluso el profesor (acostumbrado a todo tipo de interrupciones) ha parado la clase y ha subido hacia él para ayudarle a reponerse. Ha habido gente que se ha estado riendo de él la hora que quedaba de clase y es que, el alemán, es un pueblo algo cruel.
Publicado el 12 de enero de 2006