Visita turístico-científica a Glasgow
El West-End de Glasgow
Estos días he estado dando un repaso a mis apuntes del tour que tengo preparado por los lugares con interés científico de Glasgow, la ciudad en la que vivo en estos momentos y en la que han ocurrido un gran número de eventos históricos para la ciencia. La ruta está basada parcialmente en el tour que hicieronThe Friends of Glasgow West durante el West End Festival en 2015, tiene una duración de alrededor de una hora y media y se recorre una distancia de 3,37 km. En este mapa se puede consultar la ruta:


Veamos las paradas y su historia una por una:

A. Joseph Black Memorial - Joseph Black
University Place
55.872716, -4.293131

Este bajorrelieve fue creado en 1953 por el escultor estonioescocés Benno Schotz por encargo del consejo de gobierno de la Universidad de Glasgow para recordar al químico Joseph Black.

Joseph Black
Joseph Black era el hijo de un comerciante de vinos del Ulster que nació en 1728 en Burdeos, ya que en aquella época el vino de Rioja todavía no era tan refinado y no pudo nacer en Logroño. Black vino a Glasgow con 16 años para estudiar artes en la Universidad de Glasgow. Black se pasó 4 años de fiesta hasta que a su padre se le acabó la paciencia y le convenció de que estudiara algo más útil: medicina. Justo entonces, el catedrático de medicina, William Cullen, acababa de instaurar las clases de química en Glasgow y contrató a Black para trabajar como asistente suyo. De esta manera, Black fue aprendiendo todas las técnicas y conocimientos de química de la época y comenzó su tesis sobre la magnesia alba o, siguiendo las normas de la IUPAC del siglo XXI, carbonato de magnesio, que como aprendimos en la escuela, es una combinación de dióxido de carbono, agua y magnesio. En aquella época, en la que se pensaba que había cuatro elementos —tierra, agua, fuego y aire— realizar una tesis sobre un compuesto consistía en realizar estudios sistemáticos en los que se añadían otros compuestos químicos conocidos, como alcoholes, bases o ácidos. Black, con 24 años, tuvo una idea muy loca (o revolucionaria, ya que Lavoisier todavía tenía 8 años), que consistió en pesar la magnesia alba antes y después de realizar sus experimentos. Así descubrió que perdía peso cuando se calentaba o se trataba con ácidos y que la diferencia se debía a que se desprendía un gas —el dióxido de carbono— al que denominó aire fijado. Pronto se dio cuenta de que las propiedades químicas del aire fijado no eran las mismas que el único tipo de gas que se pensaba que existía: "el aire" y así descubrió que al quemarse el carbón, al fermentar la comida y al respirar se también se generaba gas fijado.

En 1756 fue nombrado profesor de la Universidad de Glasgow y comenzó a estudiar el concepto de calor con ayuda de James Watt que era entonces el Mathematical Instrument Maker de la universidad y que unos años más tarde inventaría la máquina de vapor. Black desarrolló un calorímetro para medir los cambios en la temperatura de los cuerpos según aplicaba calor y de esta manera descubrió el calor latente de fusión. El problema es que para hacer medidas precisas necesitaba que hiciera frío y por eso esperaba impaciente el invierno.

Joseph Black era un profesor muy bueno y se sabe que estudiantes de toda Europa y América se matriculaban en Glasgow por él. Era tan bueno, que cuando se mudó a la Universidad de Edimburgo en 1766, la universidad de Glasgow se quedó apenas sin estudiantes de Ciencia. Quizás era tan buen profesor porque en el siglo XVIII el sueldo dependía cuantos alumnos asistieran a tus clases.

Joseph Black nunca se casó, aunque era todo un gentleman de la época, sabía tocar la flauta y era muy popular entre las damas. Era lo que hoy conocemos como un mujeriego. Se sabe que acudía muy a menudo a clubs de caballeros y también que de vez en cuando en compañía de otros amigos como Adam Smith o David Hume acudía a locales de dudosa moralidad que abundaban alrededor de la universidad. Murió en 1799 y está enterrado en el famoso Cementerio Greyfriars de Edimburgo.


B. George Beilby's House - Frederick Soddy
11 University Gardens
55.872785, -4.290979

Tal y como muestra la placa bajo la ventana, en esta casa se acuñó el nombre de isótopos para los átomos que, perteneciendo al mismo elemento químico tienen distinta masa, descubiertos por Frederick Soddy.

Frederick Soddy
Frederick Soddy era el hijo de un comerciante londinense de maíz que nació en 1877 en Eastbourne, un pueblito en la costa sur de Inglaterra. Soddy estudió química en Óxford, donde no estuvo muy contento porque en aquel entonces, como quizás ahora, la educación científica allí era un poco caótica. Cuanto terminó con honores la carrera se fue a trabajar como profesor de prácticas a la Universidad McGill en Montreal. Ahí conoció al científico neozelandés Ernest Rutherford que le introdujo en la química nuclear y al que ayudó a descubrir que el torio puro, al pasar el tiempo, desprendía el gas radón. De esta manera dedujeron que algunos átomos eran inestables y que la radioactividad era el efecto de su desintegración, llegando a proponer dos series radioactivas en las que el uranio se convertía en plomo y el torio también se convertía en plomo. Soddy utilizó transustanciación, una palabra de la alquimia, para este nombrar este proceso.

En 1903 Soddy dejó Canadá para trabajar con Sir William Ramsay, del que luego hablaremos, en el University College de Londres. Un día, paseando por Londres, se sorprendió al ver en el escaparate de una tienda que vendían radio a 8 chelines el miligramo. Así que compró un vial con 20 mg de radio y estudió si le ocurría lo mismo que al torio. Así descubrió que el radio, en lugar de desprender radón, emanaba helio y que este helio era el origen de la radiación alfa.

Soddy no podía trabajar muy bien con Ramsay, que tenía una fuerte personalidad, así que en cuanto pudo (1904) se marchó de Londres y vino a Glasgow a formar su propio grupo de investigación. George Beilby, presidente de la sociedad química industrial, le invitó a vivir junto él y su familia en esta casa. Beilby era un rico industrial cuya fortuna procedía de su asociación con William Young en la industria del petróleo y del amoniaco que estaba muy interesado en su trabajo y sus posibles aplicaciones. Además de proporcionarle alojamiento, Beilby consiguió dinero a Soddy para que pudiera comprar a Marie Curie radio para hacer sus experimentos. Con el tiempo, juntos abrirían una fábrica de radio en Balloch, junto al Loch Lommond, aprovechando las aguas limpias del lago para separar el elemento y venderlo a farmacéuticos e investigadores.

George Beilby era un gran defensor de los derechos de la mujer. Una noche celebró una cena en su casa a la que invitó a la doctora Margaret Todd, que acababa de publicar una biografía sobre Sophia Jex-Blake, la primera mujer médico en Escocia. En el transcurso de la cena, Soddy relató su último descubrimiento: había observado que al seguir las descomposiciones de algunos elementos, se encontraba con átomos que tenían el mismo número atómico pero diferente peso. Por lo tanto, estos átomos debían estar en el mismo lugar de la tabla periódica pese a ser diferentes. Es entonces cuando Margaret Todd sugirió el nombre de isotopos para estos átomos, que en griego significa en el mismo sitio.

Soddy terminaría casándose con Winifred, la hija de Beilby. En 1918 aceptó un puesto de profesor en Óxford donde dedicó la mayor parte de su tiempo a mejorar la enseñanza de las ciencias en la universidad. En 1921 ganó el premio Nobel de química y murió en 1956. Su lema, que rigió toda su vida, era "beauty and truth and duty, that's all y'need to know".


C. Lord Kelvin's House - Sir William Thomson, Lord Kelvin.
11 Professors' Square
55.871486, -4.290532

En esta casa vivió el físico William Thomson, Lord Kelvin, entre 1870 y su jubilación en 1899. Fue construida por la universidad y fue una de las primeras casas en el mundo iluminada exclusivamente con electricidad.

Sir William Thomson, Lord Kelvin
William Thomson nació en Belfast en 1824 y era hijo de un profesor de matemáticas de la Royal Institution de Belfast. En 1832, cuando tenía 8 años su padre fue nombrado catedrático de matemáticas en la Universidad de Glasgow y se mudaron a Escocia -en aquella época casi se tardaba en llegar lo mismo desde Glasgow a Belfast que desde Glasgow a Edimburgo en diligencia-. El pequeño William era lo que hoy consideraríamos un superdotado y superó las pruebas para acceder a la universidad con sólo 10 años, convirtiéndose en el estudiante más joven de la Universidad de Glasgow. Su carrera fue meteórica y con sólo 22 años consiguió la cátedra de filosofía natural (física).

Como investigador, Thomson tuvo una gran variedad de intereses científicos, incluyendo termodinámica, electricidad y magnetismo, y en todos hizo importantísimos descubrimientos. Propuso una escala de temperaturas absoluta e hizo contribuciones fundamentales al campo de la energía mecánica y el calor. Siempre buscó aplicaciones prácticas de sus descubrimientos y junto a un industrial llamado James White fundó una empresa llamada Kelvin & White en la que fabricaban instrumentos científicos e maquinas eléctricas que los hicieron tremendamente ricos. Él fue el responsable del primer cable transatlántico en 1866, entre Wall Street en Nueva York y la City de Londres, y la brújula marina que inventó se convirtió en un instrumento estándar para inmensa mayoría de los grandes barcos de la época.

En 1892 la reina Victoria lo ennobleció por sus contribuciones científicas y por su oposición a la autonomía irlandesa. Su título, Lord Kelvin, tomó el nombre del río que trascurre junto a la universidad y que se cruza durante este tour. En 1899 se jubiló y se mudó a una mansión en la costa. También se volvió a matricular como estudiante en la universidad, convirtiéndose en el estudiante más veterano de la Universidad de Glasgow. William Thomson murió en 1907 y está enterrado en la Abadía de Westminster.


D. The Hunter Memorial - William y John Hunter
University Avenue
55.871985, -4.288292

Este monumento fue diseñado por el arquitecto escocés John James Burnet e inaugurado el 24 de junio de 1925 conmemora a los hermanos John y William Hunter.

William Hunter
Los hermanos Hunter nacieron en East Kilbride, al sur de Glasgow, en el siglo XVIII. William, diez años mayor que John, también estudió medicina con William Cullen, el profesor de Joseph Black. Después se mudó a Londres donde estudio obstetricia. Pronto abrió su propia consulta en la capital inglesa, donde comenzó a investigar la anatomía de la mujer embarazada, con ayuda de su hermano John, que le asistía en las disecciones. Con el tiempo ambos hermanos se convertirían en dos de los médicos más exitosos (y ricos) de Inglaterra. Hasta William fue nombrado el médico personal de la reina Carlota, la mujer de Jorge III. John también contribuyó con su investigación al desarrollo de la medicina; describió el crecimiento de los dientes o el papel del sistema linfático. También favoreció la creencia errónea de que la gonorrea y la sífilis eran dos síntomas de la misma enfermedad. Se dice que el origen de este error se encuentra en que se autoinoculó la gonorrea con una aguja infectada, pero el paciente del que extrajo la muestra también era sifilítico y contrajo las dos enfermedades.

John Hunter
Los dos hermanos eran coleccionistas empedernidos y fundaron sus propios museos —ambos llamados Hunterian—. El de John se encuentra en Londres y el de William está en la Universidad de Glasgow, justo detrás de este monumento. La Hunterian Collection de la universidad fue el primer museo de Escocia. John también era un poco extravagante y coleccionaba animales vivos, lo que parece que sirvió de inspiración a Hugh Lofting para crear el personaje del Dr. Dolittle. John también inspiró otro gran personaje de la literatura: El Dr. Jekyll y Mr. Hyde. Su casa, como el personaje de Robert Louis Stevenson, también tenía dos puertas, una para su domicilio y otra para su colección, y su popularidad y la envidia que causaban sus extravagancias hicieron que se extendiera el rumor, obviamente falso, de que ordenaba asesinatos para tener más cuerpos que diseccionar.

William murió soltero en 1783 y su hermano diez años más tarde en 1793. John tuvo mujer y cuatro hijos.


E. Lord Lister Statue - Joseph Lister
Kelvin Way
55.869465, -4.287743

Joseph Lister nació en 1827 en una familia cuáquera de Essex. Era buen estudiante y se le daban muy bien los idiomas porque hablaba perfectamente francés y alemán. Fue a la universidad en el University College de Londres porque era una de las pocas universidades que permitían estudiar a cuáqueros. Allí estudió botánica y después medicina, carrera que terminó en 1853. Se mudó a Edimburgo, donde se convirtió en el ayudante del mejor cirujano de Escocia, James Syme. Al final se casó con su hija, Agnes, y como luna de miel disfrutaron de un tour durante 3 meses por varios institutos médicos de Francia y Alemania. Esto no podría parecer muy romántico, pero Agnes estaba muy enamorada de la cirugía y de Lister y fue siempre su asistente en el quirófano. En 1861 consiguió una plaza de cirujano en la Royal Infirmary de Glasgow y de profesor en la Universidad de Glasgow.

Joseph Lister
Fue durante sus años en Glasgow cuando llevo a cabo la mayor parte de su investigación. Inspirado por la teoría de los gérmenes de Louis Pasteur —la comida no se ponía mala si era calentada o tratada con químicos para acabar con ellos—, Lister fue el primero en proponer que las infecciones tenían un origen bacteriano y, cómo calentar una herida no era agradable para nadie, se puso a investigar qué productos químicos podían actuar como desinfectantes.
Es importante saber en qué condiciones se encontraba la cirugía en aquella época para comprender la revolución que Lister llevó a cabo. Entonces se pensaba que el origen de las infecciones era el aire viciado, por lo que los hospitales se ventilaban todos los días al mediodía para evitarlas y a la vez empeorar la situación de los enfermos de pulmonía. Los médicos no seguían ninguna medida de higiene y siempre usaban el mismo delantal que jamás lavaban porque el número de manchas de sangre y otros fluidos que contenía era símbolo de estatus y experiencia. Lister probó la desinfección con diferentes compuestos químicos y descubrió que si rociaba los instrumentos de la cirugía con una disolución de ácido carbólico —fenol—, los más pacientes sobrevivían a las operaciones. Lo mismo ocurría si el cirujano se lavaba las manos y usaba guantes tratados con su disolución antes de operar. Un día trajeron a Lister un niño de 7 años al que un carro de bueyes había atropellado, destrozando su pierna al pasar por encima de ella. Las heridas que tenía el niño eran profundas y muy graves, sinónimo de amputación para los médicos de la época, pero Lister aplicó fenol en las heridas y las envolvió con vendas limpias y desinfectadas. Cuatros días después, al retirar las vendas, no había infección y seis semanas después los huesos se habían unido perfectamente. pasó lo mismo cuando vieron que los huesos se habían unido como si no hubiera pasado nada. Con este caso Lister ganó gran reputación y su teoría fue inmediatamente aceptada. Lister fue nombrado catedrático de la universidad de Edimburgo en 1869 y en 1881 se mudó en Londres, donde mejoró la técnica quirúrgica de la mastectomía, que llegó a aplicar a su propia hermana. En 1893, Agnes falleció durante unas vacaciones en Italia y Lister decidió retirarse de la medicina. Él murió en 1912 en su casa de campo en Kent. A su muerte la Royal Infirmery quiso rendirle tributo con esta estatua diseñada por George Henry Paulin que, debido a la Gran Guerra, no pudo ser fundida y colocada en el Kelvingrove Park hasta 1924.


F. Stewart Memorial Fountain - Robert Stewart
Kelvin Walkway
55.867958, -4.283883

Esta fuente fue construida en 1872 siendo James Sellers el arquitecto y John Mossman el escultor. Se erigió en honor de Robert Stewart que fue el preboste de Glasgow, es decir, el alcalde entre los años 1851 y 1854. Él fue un pionero de la sanidad pública y durante su mandato consiguió que se construyera una canalización canal para traer agua desde Loch Katrine a Glasgow para combatir las enfermedades transmitidas por el agua, principalmente tifus y cólera. La obra se completó en 1859 y su eficacia se comprobó rápidamente durante la gran epidemia de cólera y tifus británica de 1866 en la que en Glasgow murieron sólo 55 personas. En comparación, durante la epidemia de 1832 murieron más de 4.000, pese a que Glasgow tenía la mitad de población.

Robert Stewart
La fuente está construida en 1872 de granito y arenisca y está adornada con una figura de broce de la Dama del Lago, protagonista de un poema de Sir Walter Scott. En la base se puede ver el busto de Stewart, el escudo de Glasgow y el de Escocia. Otras decoraciones son los símbolos del zodiaco y la fauna de la región de los Trossachs, donde se encuentra el lago Katrine. La fuente fue restaurada en 2009 con motivo del 150 aniversario de la valiente obra de Stewart.


G. Casa de Archibald Young - Albert Einstein
5, Park Gardens
55.867789, -4.280096

Esta es la casa de Archibald Young que fue el catedrático regio de cirugía en la Universidad de Glasgow entre 1924 y 1939. Archibald había sido cirujano durante la segunda guerra de los Bóeres y también en la primera guerra mundial, durante las cuales revolucionó el tratamiento de las heridas de bala, aunque su especialidad fue la neurocirugía y el tratamiento del dolor.

Einstein fumando junto a Archibald Young
La razón por la que el tour pasa por su casa es por la curiosidad de que, este hombre, además de ser un gran cirujano, fue el encargado de alojar a Marie Curie y a Albert Einstein en sus visitas a Glasgow y en la entrada de su casa se tomó la famosa foto de Einstein fumando su pipa —Mrs. Young no dejaba fumar dentro de su casa—. Einstein visitó Glasgow en junio de 1933, donde recibió un doctorado honorífico de la universidad y a la vez se refugió de la inestabilidad que había causado el nombramiento de Hitler como canciller de Alemania. También impartió la Gibson Lecture en el Bute Hall de la Universidad, donde habló sobre la teoría de la relatividad y la historia de su trabajo científico.


H. Free Church College - John Kerr
30 Lynedoch Street
55.868319, -4.276509

Todas las torres que se ven en este lugar pertenecen a las instalaciones del College de la Iglesia Libre de Escocia. El edificio con las tres torres —dos gemelas y un campanile neorrománicos— fue diseñado por Charles Wilson en 1857 y era donde se daban las clases. La cuarta torre —de estilo neogótico perpendicular— pertenecía a la Park Church, la iglesia del campus que fue construida en la misma época y derribada parcialmente en 1968.

Rev. John Kerr
El profesor más importante de este college fue el reverendo John Kerr. John Kerr nació en 1824 en Ardrossan, hijo de un armador de barcos de pesca. En 1841 se matriculó como estudiante de teología en la Universidad de Glasgow. Durante los últimos cursos se matriculó en también algunas asignaturas de ciencias, haciéndose muy amigo del catedrático, William Thompson, seis meses mayor que él. Al terminar sus estudios fue nombrado reverendo, aunque apenas ejerció como tal. Comenzó a dar clases de matemáticas y física en la escuela de profesores de la Iglesia Libre de Escocia que estaba en este edificio y continuó colaborando con su amigo, el futuro Lord Kelvin, en nuevos experimentos. Así, en 1875, en el laboratorio de este college, descubrió que al aplicar un campo eléctrico a un material este se volvía birrefringente, es decir, que es posible controlar el camino de un rayo de luz con un circuito eléctrico. Gracias a su hallazgo —buscado durante años por Faraday sin éxito—, hoy podemos disfrutar de la televisión o de la fibra óptica de comunicación, entre otros ejemplos. John Kerr fue además uno de los mayores defensores del sistema métrico decimal en el Imperio Británico, aunque como se puede ver día a día no tuvo mucho éxito.

John Kerr y Lord Kelvin fueron amigos de por vida literalmente, ya que ambos murieron en 1907 con cuatro meses de diferencia. John Kerr está enterrado en la Necrópolis de Glasgow junto a su mujer.


I. Casa natal de William Ramsey - William Ramsey
2 Queen Crescent
55.870576, -4.270295

William Ramsey nació en esta casa en 1852. Era el hijo de un ingeniero civil y dada la posición acomodada de su familia fue educado en la Glasgow Academy, uno de los colegios más elitistas de la ciudad, situado junto al río Kelvin en Kelvinbridge, poseedor de ese rollo tipo Harry Potter de cuatro casas compitiendo entre sí. Desde pequeño Ramsey quería ser químico y en cuanto terminó el colegio se matriculó en la Universidad de Glasgow para conseguir su sueño. Además, para aprender más, por las tardes trabajaba de aprendiz en el laboratorio de análisis de Robert Tatlock, situado en George Street, más o menos donde ahora se encuentra la universidad de Strathclyde. William Ramsey tenía mucho talento para realizar experimentos y una gran autoestima, así que a mitad de sus estudios dejó la carrera y se fue a Heidelberg, en Alemania, para intentar convertirse en alumno del químico más importante de la época, Robert Bunsen, famoso por crear el mechero homónimo. No lo consiguió tras seis meses intentándolo y al final hizo su tesis con Wilhelm Rudolph Fittig en la Universidad de Tubinga. En 1872, ya doctor, regresó a Glasgow y empezó a trabajar primero como profesor en el Anderson College, embrión de lo que hoy es la Universidad de Strathclyde y después en la Universidad de Glasgow, donde investigó el volumen que ocupan diferentes compuestos en su punto de ebullición. Este trabajo le proporcionaría una gran habilidad para el manejo de gases, lo que le sería muy útil para realizar sus descubrimientos posteriores.

William Ramsey
En 1880 se mudó a Bristol y en 1887 a Londres donde un día, en un seminario del físico William Strutt, mejor conocido como Lord Rayleigh, escuchó que el nitrógeno sintético era más ligero que el nitrógeno aislado de la atmósfera. Ramsay supuso que se debía a que el nitrógeno atmosférico debía estar contaminado con un gas más pesado y se puso manos a la obra para tratar de aislarlo. Seis meses más tarde escribió una carta a Rayleigh comunicándole que había conseguido aislar un nuevo gas a partir del nitrógeno atmosférico y que ese gas parecía ser completamente inerte, así que lo había llamado argón que es vago en griego. Tras este hallazgo continuó sus experimentos y pronto descubrió otros gases en el aire: neón, criptón y xenón. También caracterizó por vez primera el helio, un gas que sólo se sabía que existía en el sol porque se podía deducir a partir de su espectro. Por todo ello ganó el premio Nobel en 1904.

Después del Nobel se dedicó principalmente a recoger premios, a dar clase y ganar dinero asesorando empresas. De ahí le viene su principal fracaso como científico. Una empresa le pagó una gran suma de dinero para que diera su visto bueno a un método para extraer oro del agua marina. La confianza que generó su aprobación hizo que muchísima gente invirtiera su dinero en la compañía, que comenzó a comprar terrenos en la costa para sus fábricas. Sin embargo con el tiempo se descubrió que el sistema era una estafa piramidal. Después de este desprestigio, Ramsay regresó a la investigación y con Frederick Soddy detecto helio en las emanaciones del radio. De toda la columna de los gases nobles en la tabla periódica, el único elemento que él no descubrió fue el radón, aunque dedicó mucho tiempo a investigarlo. Quizás la radioactividad de este gas causó el cáncer nasal que acabó con su vida en 1916.
Publicado el 2 de marzo de 2018
Mi paisano: Arturo Duperier
Arturo Duperier
Arturo Duperier dictando en la BBC su famosa conferencia sobre la bomba atómica. (Fuente: ABC)
Los editores del blog Principia han vuelto a tener la inmensa generosidad de permitirme publicar un artículo en su web. En esta ocasión se trata de la biografía de Arturo Duperier, un científico abulense que, a pesar de vivir sufriendo desgracias personales, la guerra y el exilio, fue capaz de hacer ciencia al más alto nivel y convertirse en una de los físicos más importantes de España. Espero que este artículo sirva para reivindicar su figura un poco, una figura que ha sido olvidada por unos y distorsionada por otros y que representa uno de los mejores ejemplos de los problemas de la Ciencia Española en el siglo XX y también en el presente. Si queréis, podéis leer el artículo haciendo click en el siguiente enlace:

La historia más triste de la Ciencia Española (principia.io)

Espero que os guste.
Publicado el 7 de septiembre de 2017
Maratón de publicidad 2016 - Análisis
Continúo con el análisis del maratón de publicidad de 2016 de Canal+ (canal de televisión que ahora se llama #0), tras comentar el maratón atrasado de 2015. Este año parece que la sequía creativa de la que hablé en la anterior entrada comienza a remontar, pero tampoco es que estemos como para tirar cohetes. Empecemos por el Festival Iberoamericano de la Comunicación Publicitaria, es decir, El Sol.
El Gran Premio de 2016 se lo han vuelto a llevar los creativos de Leo Burnett por la pieza Justino para Loterías y Apuestas del Estado.
‘Justino’ de Leo Burnett España para Loterías y Apuestas del Estado
Una de las normas más básicas de la publicidad es que cuando una campaña tiene éxito los siguientes anuncios de la marca tienen que seguir en la línea del primer spot para prolongar el éxito. Así tenemos por ejemplo la campaña “Las Imprudencias se pagan” de la Dirección General de Tráfico que ya comenté aquí o el enésimo anuncio del Banco Hipotecario siguiendo la campaña “Dueño”, que se ha convertido incluso en el eslogan de la compañía. El anuncio de este año, por cierto, a mí me ha gustado mucho como siempre y se ha llevado un Sol de Plata:
‘Cajero’ de Leo Burnett Argentina para Banco Hipotecario
Otro ejemplo son los anuncios veraniegos “Mediterráneamente” de Estrella Damm (Sol de Plata en el festival de este año) que, sinceramente, se merecen una entrada aparte en el blog:
‘Vale’ de Oriol Villar para Estrella Damm
Así que, este año, los chicos de Leo Burnett Madrid han tenido que continuar en la senda de “El mayor premio es compartirlo” y lo han hecho de forma elegante, con una imagen completamente diferente (una animación 3D bien hecha) y una historia bonita que repite la misma idea que ganó el año pasado. ¿Se merecía ganar este año también el Gran Premio? Quizás no, pero tampoco chirría que se lo haya llevado.

Uno de los miembros del jurado entrevistados por Canal+, perdón, #0, indicaba que el humor ya no es tan valorado por los jurados y las piezas que utilizan ese recurso están condenadas a quedarse un nivel por debajo del que deberían. Puede que tenga razón, sin embargo este año han habido anuncios con muy buenos chascarrillos que se han llevado premios importantes tanto en El Sol, como en Cannes. Mis favoritos han sido el anuncio de la cerveza Andes, que se comentó que estuvo en las deliberaciones del jurado a punto de llevarse el Gran Premio en El Sol que se quedó en Oro
‘Viajecito’ de Del Campo Saatchi & Saatchi Buenos Aires para Andes Argentina
o las piezas de Smart, con una idea simple, efectiva y contundente, que fueron León de Bronce en Cannes:
‘Parking’ de BBDO Alemania para Smart
o este tremendo spot de Personal, anunciando un plan de datos para el móvil, Sol de Plata:
‘Yo te voy a esperar’ de Ponce para Personal
Me gustaría señalar también el cambio que estamos viviendo últimamente en los anuncios dirigidos a hombres, que se refleja en los premios de los festivales de publicidad. Las nuevas campañas siguen siendo muy masculinas, pero son mucho más respetuosas con el sexo opuesto. Véase, por ejemplo, los anuncios de Axe, que hasta hace muy poco tiempo siempre jugaban con la idea de que el desodorante era como una pócima mágica atractiva de mujeres:
‘Metamorfosis’ de Vegaolmosponce para Axe
Y ahora se han transmutado en esto:
‘No sólo un peinado’ de Ponce para Axe
O este anuncio de la Cerveza Tecate mejicana, León de Plata en Cannes, que busca la polémica y a la vez asociar la marca con los valores positivos que conlleva la lucha contra un problema social tan grave, especialmente en México:
‘Domestic violence’ de Nomades para Tecate PSA
En Cannes, este año, el Gran Premio en la categoría Film se ha ido al Reino Unido por este spot para anunciar las rebajas de unos grandes almacenes.
‘Rewards’ de adam&eveDDB para Harvey Nichols
A mí la verdad es que esta pieza no me parece de Gran Premio en Cannes, que es básicamente declararlo el mejor anuncio del mundo este año. Los comentaristas del plus indicaban que les encantaba la idea de usar imágenes reales de mangantes captadas por las cámaras de seguridad de sus tiendas, pero tampoco es una idea revolucionaria, ¿no? Otra pieza que no entiendo es este anuncio de Telefónica en contra del uso del teléfono móvil:
‘Instantes’ de Pragma para Telefónica
¿Por qué una compañía que vende teléfonos móviles, que vende la conexión a la red para mandar las fotos que uno toma con su móvil, hace un anuncio en contra del uso excesivo de las cámaras de fotos? ¿Qué es lo que buscan?

Del Festival de Cannes quería resaltar dos anuncios más. El primero es este de Volvo, León de Oro:
‘Look Who’s Driving’ de Forsman&Bodenfors para Volvo Trucks
Yo no creo que sea posible encontrar una forma mejor y más original de transmitir que sus camiones son duros y resistentes, que mostrar a una niña maltratando uno sin piedad.
El segundo anuncio es de Under Armour, una marca de ropa deportiva que pese a ser relativamente joven prefiere hacer una publicidad que continúa la senda marcada por Nike, Adidas, y Reebook (pero sobre todo Nike) de venderte sus productos apelando a tus endorfinas, a ser posible con el ejemplo de un deportista famoso:
‘Rule yourself’ de Drogas para Under Armour
Por último, en vista de los sucedido en los últimos maratones publicitarios, voy a crear un galardón al anuncio premiado que roba una idea de internet. Yo no entiendo cómo en la organización de los festivales no hay un encargado de comprobar la originalidad de los argumentos y mucho menos cómo se premian anuncios que claramente han copiado sus ideas. Así que allá vamos. El primer premio “Idea Adquirida en las Redes” es para Del Campo S&S, por convertir la cadena de emails describiendo lo duro que era ser niño en los 70 y los 80 en una elegante producción para vender tónica. ¡Enhorabuena!
‘Algún lo van a entender’ de Del Campo Saatchi & Saatchi Buenos Aires para Schweppes
Publicado el 5 de febrero de 2017
Maratón de publicidad 2015 - Análisis
Al Maratón de Publicidad 2013 siguió el Maratón de Publicidad 2014, que por diversas razones no pude comentar, y después vino el Maratón de Publicidad 2015. Ese año yo no sé qué pasó pero en el especial de Canal+ apenas se pudieron ver piezas en las que destacara la creatividad. Quizás fue que los realizadores del programa prefirieron centrarse en el 30 aniversario del festival El Sol o que realmente no tuvieron mucho donde pescar, pero posiblemente 2015 fue uno de los años más flojos que yo recuerdo (y eso que el año anterior, el Gran Premio de El Sol quedó desierto). Por eso, con desgana fui dejando para más tarde escribir mi crítica y así llegamos a agosto de 2016 y el nuevo Maratón de Publicidad me pilló. Así que hoy, con cierto retraso voy a analizar lo que vimos en el Maratón de 2015 y en el próximo post en el Maratón de 2016. ¡Allá vamos!

Como he dicho, el Maratón de Publicidad 2015 fue pobre, pobre. Para que os lo podáis imaginar, una de las mejores ideas de este año era presentar un detergente lavavajillas como terapia psicológica:
‘Jefe’ de Grey Argentina para Procter&Gamble
Los hombrecillos que coloca Canal+ todos los años para dar sus impresiones intentaban ocultar la ausencia de creatividad repitiendo continuamente la palabra “storytelling”, pero no colaba. Menos mal que entre tanta mediocridad, tanta idea caducada, apareció Antonio:
‘El mayor premio es compartirlo’ de Leo Burnett para Loterías y Apuestas del Estado
Me acuerdo que cuando vi este anuncio por primera vez pensé al principio del mismo: “vaya táctica más perversa: meter miedo a ser el único de la oficina, bar, equipo, etc. que se quede sin ganar la lotería”. Obviamente no me esperaba esa vuelta de tuerca final que convertía una idea tan malvada en una sutil y bonita historia de amistad hostelera. En mi opinión, este anuncio es sin duda el mejor anuncio español del año y uno de los mejores de los últimos años y tanto el Gran Premio en El Sol y un León de Plata en Cannes (que probablemente hubiera sido oro si el jurado hubiera sabido el significado de la lotería de navidad en España) así lo confirman.

También la Lotería, en este caso Primitiva, es las responsable de estas piezas, premiadas Sol de Plata, que son de lo poco que ha destacado, en este caso por transmitir una idea potente de forma breve y barata:
‘Primitiva - Casa’ de Publicis España para Loterías y Apuestas del Estado
‘Primitiva - Isla’ de Publicis España para Loterías y Apuestas del Estado
‘Primitiva - Viajar’ de Publicis España para Loterías y Apuestas del Estado
Con motivo del 30 aniversario del festival El Sol, Coca-cola recibió el premio “Anunciante de la década (2005-2014)” por ser la marca más premiada en ese tiempo (53 Soles en total: 2 Grandes Premios, 14 Oros, 25 Platas y 12 Bronces). Pero ni siquiera esta compañía pudo escapar a la sequía creativa de este año, en el que hemos podido ver varias piezas muy simplonas, de la que he seleccionado esta por ser quizás la más representativa:
‘Familias’ de McCann Erickson Madrid para Coca Cola
En Cannes, el Grand Prix de 2015 se fue a Brasil (lo que confirma la buena tendencia de este país que comenté en este post), con esta pieza en la que Leica hace suya la historia de la fotografía:
‘Leica 100’ de FNazca S&S Brazil para Leica Gallery Sao Paulo
Lo que sin duda es un premio justo, aunque sólo sea por la idea o la producción, que son perfectas. Las piezas seleccionadas por Canal+ en este festival confirman que la falta de ideas no es una enfermedad que afecte sólo a Hispanoamérica, es una afección global. Uno de los síntomas más claros ocurre cuando los creativos toman ideas de internet y las transfoman en un anuncio publicitario, como ocurre en la campaña #likeagirl (ganadora de un León de Oro) para vender productos de higiene femenina:
‘Always #likeagirl’ de Leo-Burnett Chicago-Londres-Toronto para P&G Always
O tratar de ser transgresor para vender más helados:
‘Be True To Your Pleasure’ de LOLA/ Lowe & Partners Madrid para Unilever
Menos mal que nos quedan dos consuelos. El primero es que en África saben muy bien lo que se hacen, véase estas piezas ganadoras de un León de Plata:
‘Land Rover Genuine Parts - Eagle’ de Y&R South Africa para Land Rover
‘Land Rover Genuine Parts - Crocodile’ de Y&R South Africa para Land Rover
‘Land Rover Genuine Parts - Lion’ de Y&R South Africa para Land Rover
El segundo consuelo, al menos para mi, es que al menos la BBC emplea bien las inmensas cantidades de dinero que le pagamos cada año con la TV License (145 libras de vellón por hogar con televisión a color, 49 libras si tu televisión es en blanco y negro):
‘God only knows’ de Karmarama para BBC Music
Publicado el 21 de enero de 2017