Día 269: El mundial ha empezado
El mundial de fútbol ha empezado. Todas las calles están forradas con los colores negro, rojo y oro. Y mi calle, de rojo, amarillo y rojo, por supuesto. Yo no la he colocado, ha sido mi compañero Anton que para animarme la ha puesto, ya que en su habitación tiene banderas de muchísimos países, por eso la llamamos “la sede de la ONU”. Es la primera vez que vivo en un país mientras se celebra la copa del mundo: el mundial de Naranjito me pilló a destiempo, y la verdad es que se hace un poco pesado, a todas horas estás con el mundial, por todos los lados te encuentras con él, hasta en la sopa hay figuritas de balones... El jefe de Nacho, que siempre retira las hojas de deportes del periódico, ahora se ve obligado a quitar el 80% y quedarse con un par de páginas. Todo el mundo está alterado, por ejemplo, el otro día un profesor resumió su clase de hora y media a 15 minutos que es lo que duró el descanso del partido de Alemania. Una ventaja es que ahora tengo un tema de conversación perfecto para hablar horas y horas en alemán: me he empollado el vocabulario relacionado con el fútbol y charlo con los compañeros de clase y del piso sobre todo lo relacionado con el mundial, que si España va a ganar… que Alemania juega muy mal… que Francia es el peor equipo del mundo… vamos, cosas típicas. Los partidos los veo con mis compañeros o con los amigos en una carpa en la universidad. Lo mejor: el comentarista de los partidos en la televisión alemana, Günter Netzer (que jugó en el Real Madrid), es igualito al Fary. No hay nadie que lo vea y no lo comente:
Günter Netzer
El próximo día os cuento la experiencia del partido España – Ucrania, que se juega en Leipzig, a 100 km de Dresde…
Publicado el 22 de junio de 2006