Día 159: Un nombre para mi reino

Una de las cosas más curiosas que he conocido en Alemania es su nombre. Sí, su nombre. Resulta curioso que un país que se llama Deutschland (que se lee “Doichlan”, bueno, más o menos…) reciba nombres totalmente diferentes en otros idiomas, como por ejemplo, Alemania, en castellano; Germany, en inglés; o Niemcy, en polaco. He conseguido reunir una lista de nombres (la mayoría sacados de un pasaporte alemán y el resto de la wikipedia):

Deutschland

Alemania

Tyskland (Danés)

Německo (Checo)

Saksamaa

Γερμανιαε (Germaniae) (Griego)

Germany (Inglés)

Allemagne (Francés)

Gearmáine

Alemanya (Catalán)

Germania (Italiano) (pero la lengua es tedesco)

Vācijas

Vokietija (Lituano)

Németorsági

Alemaña (Gallego)

Tal-Ġermanja

Duitsland (Holandés)

Niemiec

Alemanha (Portugués)

Nemecko

Saksa (Finlandés)

El porqué de tantos nombres es el siguiente: después de la unificación, el emperador del nuevo país, Guillermo I, organizó un concurso para ver quien le ponía el nombre más bonito. Llegaron a Berlín escritores, filólogos, literatos e inventores de palabras de todas las partes del mundo. Los alemanes, que son muy cuadriculados (ellos prefieren que les describamos como “racionales”), organizaron a los participantes en grupos según la lengua que hablaban. A estos grupos se les dio un plazo de 5 días para que pusiesen de acuerdo y eligiesen un nombre por grupo. Cuando pasó ese tiempo, todos mandaron sus propuestas al jurado compuesto por el emperador (Guillermo I), el canciller (Otto von Bismarck) y un editor de periódicos alemán (Ludwig Maria Ansonen). La ausencia de jueces de otras naciones causó un gran descontento entre los participantes, que creían que no era un jurado imparcial. Por eso cuando salió elegido el nombre del grupo alemán “Deutschland”, se formó un gran revuelo en la sala, ya que a nadie le parecía que un nombre tan feo pudiese ganar. Cuando reclamaron al jurado y éste dijo que la decisión era definitiva, todos los grupos se levantaron y salieron indignados de la sala. En una reunión posterior, todos estos grupos se declararon como ganadores, por eso ahora en cada lengua, se llama de una forma totalmente diferente a Alemania.

Publicado el 17 de febrero de 2006