Día 133: El primer examen
Hoy he tenido mi primer examen oficial en la universidad en Alemania. Y, para quitarle cualquier tipo de emoción o intriga al texto, voy a empezar diciendo que me ha salido MAL.
Hace ya unos días fuimos a hablar, José Antonio (el otro estudiante Erasmus español que estudia conmigo) y yo, con el profesor de la asignatura de “Determinación estructural”, Herr Straβner. Su asignatura estaba dividida en dos partes, una, la parte teórica, había comenzado en el semestre de verano del año pasado, es decir en abril de 2005 y, claro, nosotros sólo habíamos llegado a la segunda parte, a la parte práctica. Así que le contamos nuestro caso, que nos habíamos preparado la teoría por nuestra cuenta, que no sabíamos mucho alemán…Y el profesor nos dijo que él no podía hacer nada, que tendríamos que hacer el mismo examen que el resto de la clase. Para mi no había problema en esto, incluso me parecía justo, siempre y cuando nos dejase utilizar el diccionario y las tablas de datos (son muchas) en español. Dijo que eso no era posible. Tampoco nos dejaba hacerlo en inglés. Y aunque al resto de la clase les dejaba, nosotros no podríamos llevar el libro de la asignatura, simplemente porque estaba en español.
Entonces hoy he hecho el mismo examen que el resto de la gente, con el mismo tiempo (hora y media), y en el mismo idioma. No estaba preocupado porque lo llevaba muy bien preparado (llevaba “Slubiandolo” durante dos semanas a fondo). He entrado a la clase totalmente helado (he tenido que esperar cuarto de hora a -15 º centígrados) y nos han repartido el examen. Los exámenes de aquí (al menos este) no son muy diferentes a los de España. Te dan las hojas con las preguntas y tienes que responder en el papel que te dan. Eso si, tienes que poner en el papel los números que tienes para identificarte (El número de la matrícula, el número para los exámenes…). Los alumnos están en sitios separados de tres en tres…
El examen constaba de tres preguntas, una de teoría que valía 20 puntos y dos ejercicios de 40 puntos cada uno (muy, muy difíciles). De la teoría he pasado al instante (si tenia suficiente tiempo, ya me pondría a ver que tal se me daba), y de los ejercicios, he conseguido acabar uno y el otro casi lo acabo. Uno creo que estaba bien (creo), y del otro lo que he hecho estaba bien, pero no lo he terminado.
Ahora a esperar la nota, si el profesor compara mis resultados con los de la clase (estos alemanes/químicos no tienen ni idea) a lo mejor apruebo. Pero sino estoy suspenso y abría que buscar una solución para la asignatura (hacer el siguiente semestre la primera parte). Lo que más me duele, es que en este examen había apostado todo mi orgullo. Quería demostrarme a mí y a estos hostiles alemanes, que valemos para algo, que no somos subnormales, haciendo un examen perfecto y sacando buena nota. Pero no ha podido ser, y no puedo demostrar nada.
Publicado el 23 de enero de 2006