Día 63: Ya dos meses…
Llevo ya dos meses en Alemania. La verdad es que parece que fue ayer cuando estaba corriendo por las calles de Salamanca para que me diese tiempo a repartir mis apuntes entre todas las personas de mi clase y a despedirme de todo el mundo, también parece que fue ayer cuando me esposaron en el aeropuerto de Dresde… En estos dos meses ha habido de todo y han sido muy enriquecedores. Mi alemán ha mejorado bastante (partiendo de que cuando llegue no sabía nada de alemán…) y ya me defiendo ligeramente. Todos los días procuro dedicarle al menos un par de horas de estudio, que dedico al curso que me bajó Ángel Holguera de internet: Deutsche, warum nicht? (alemán, ¿Por qué  no?), y a un libro de ejercicios de gramática. El día de hoy ha sido muy tranquilo. Me he levantado algo tarde, he dedicado la gran parte del día en hacer el guión de la práctica del payaso, he ido a estudiar alemán a la biblioteca de la universidad (¡pedazo de biblioteca!, una obra de arte de la arquitectura, ya pondré fotos suyas), NO he ido a clase de alemán (otro día también cuento el porqué), y luego he ido al baloncesto, a ver a los Titanes de Dresde. Es el equipo principal de la ciudad y si no me equivoco están en una liga que equivale a la 2ª división B del fútbol español. En el equipo juega Nacho, un amigo de argentina, que nos regala las entradas. El pobre Nacho no tiene casi minutos, a pesar de jugar muy bien, porque su entrenador, Marcel, es un poco xenófobo (ya veis, en este país abundan los xenófobos, como el ya citado payaso del otro día). De todas formas, nosotros desde la grada procuramos animar y gritamos “MARCEL, ¡¡¡¡SACÁLO!!!!”, y organizamos olas, pero los alemanes son un poco sosos y no llegan ni a la mitad del estadio. Me he llevado la cámara para que veáis como es. Por cierto, han ganado de más de 20 puntos.
Basket

Basket

Basket

Basket

Basket

Basket

Basket
Publicado el 12 de noviembre de 2005