Día 38: Empiezan las prácticas
Últimamente voy de lío en lío por no tener ni idea de alemán...
La universidad va a hacer unos cursos de alemán durante todo el semestre para los estudiantes erasmus (creo que está obligada a dárnoslos) y el otro día nos hicieron un test de alemán para saber nuestro nivel. Yo tenía prisa, porque tenía que ir a buscar a mi familia al aeropuerto (viene a verme y a comprobar que estoy bien instalado y que no estoy viviendo en la miseria), e hice el examen lo más rápido que pude (como no sé alemán, tampoco había problema), entonces al ir al entregarlo la profesora me miro muy raro y me dijo algo que no entendí, yo la dije ja ja jaaa (siempre que no entiendo algo digo sí, sí, sí) y ella rompió mi examen, (esto confirma una idea que me ronda últimamente: es mejor decir que no entiendes, antes que contestar a todo que si).
Ella me había preguntado, viendo que salía tan pronto, que si podía romper el examen y yo la dije que sí, así que ahora seguramente me pongan a dar clase con un grupo de indios que además de no saber nada de alemán, tampoco conozcan el alfabeto latino.
Muchos de los problemas con el alemán han llegado a la hora de hablar con los profesores y cuadrar un horario de clases. Ya os conté cuando un profesor nos mandó a la mierda, pero hemos tenido algún lío más con algunos profesores que no querían que estuviésemos en sus asignaturas. Al final, después de estudiar y modificar el horario varias veces, éste es el definitivo:
horario
Horario
En fin... Hoy han empezado las prácticas. La rutina de las prácticas es la siguiente: Unos días antes de hacerla, te descargas el guión con un resumen de la teoría, con algunas preguntas y con bibliografía, y te preparas muy bien la el fundamento teórico de la práctica porque antes de empezar la práctica hay un coloquio/examen en el que te preguntan por lo que vas a hacer. Si pasas el examen, puedes hacer el experimento, y después, entregar un informe en el que resumes todo lo que has hecho y que resultados has obtenido.
Hace una semana me descargué el guión de la primera sobre la simulación con ordenadores de la espectroscopía de infrarrojo (gracias a Dios estaba en inglés) y he estado todo el tiempo estudiándola, incluso me he llevado un libro enorme de la bibliografía a la visita que hice a Berlín con mis padres. Pero todo lo que he estudiado no me ha servido de nada. Cuando hemos llegado José Antonio y yo a la sala de ordenadores (hemos llegado tarde debido a que como no sabemos alemán no habíamos entendido donde estaba), el profesor, Thomas Heine, nos dio un ordenador y nos dijo:
- "Bueno, aquí tenéis el ordenador, entrar en el Gaussian y calcular todo lo que viene en el guión"
Y desapareció.
Nos dejó solos ante un ordenador con Linux en Alemán. No teníamos ni idea de como se hacía, y los compañeros que había en la habitación no nos ayudaban nada, pasaban de nosotros. Es increible su capacidad para ignorar a alguien que les está pidiendo ayuda. Había un tío que destacaba entre todos los compañeros, el pobre hombre se reía de nosotros, pero pensaba que no nos estábamos dando cuenta. Lo que él no sabía es que lo sabíamos, y que en realidad nos habíamos dado cuenta porque llevabamos riendonos nosotros de él aún más tiempo debido a que su cara parecía un gran culo. Esta foto robada con el móvil, da una ligera idea de la redondez de su rostro.
Muchacho con cara de posaderas
Muchacho con cara de posaderas
Gastaría todos los bits de la web en contaros todo lo que nos ha pasado durante el día de hoy, así que voy a enumerar cada una de las cosas que hemos tenido que ir descubriendo por nuestra cuenta, sin ningún tipo de ayuda, durante las largas siete horas que hemos tardado en calcular los tres ejercicios de mierda que nos pedían:
1. Crear una nueva cuenta de usuario en Linux
2. Comprender que para abrir el programa (Gaussian) había que entrar en la consola de Linux.
3. Saber cómo abrir el programa.
4. Entender que primero hay que hacer un modelo tridimensional de la molécula.
5. Encontrar cuál es el programa que hacía el modelo tridimensional.
6. Saber abrirlo en Linux.
7. Descubrir como se hace el modelo tridimensional.
8. Mandar la molécula al Gaussian.
9. Saber qué significan todas las aproximaciones que tenemos que hacer.
10. Saber pedírselas al programa.
11. Comenzar las cuentas.
12. Descubrir que las cuentas tardan en hacerse más de media hora en el ordenador y que hay que mandarlo a un superordenador más potente que hay en otra sala.
Superordenador
Superordenador
13. Descubrir cómo se mandan los datos al superordenador.
14. Como hemos tardado tanto, esperar la cola de trabajos del resto de compañeros en el superordenador
15. Recuperar los resultados.
16. Saber abrirlos.
17. Recibir del superordenador una página llena de datos como ésta y no saber cuál es el dato que nos interesa.
18. Descubrir cuál es el dato que nos interesa.
19. Saber qué significa
20. Repetir todo el proceso
Descubriendo y luchando nos ha pasado el tiempo volando. Cuando nos han echado ya era de noche. Con los nervios y las peleas con el linux y con el Gaussian no nos hemos dado acordado de comer y hemos salido con el estómago vacío y la cabeza como un bombo. Hemos ido directos al kebap que está al lado de la facultad, donde nos esperaban un par de superdürums y un par de cervezas fresquitas. Hoy sin duda nos lo hemos ganado.
Publicado el 20 de octubre de 2005