Cómo leer un artículo científico

Una de las tareas a la que más tiempo dedican los estudiantes de doctorado y el resto de investigadores es a la lectura de artículos científicos. Para un principiante es a veces aterrador enfrentarse a esta clase de textos, dado que normalmente requieren de un conocimiento profundo del tema del que tratan y que muchas veces los autores no saben, no quieren o no pueden escribir de forma clara y comprensible. Si estás empezando a leer papers y no sabes muy bien cómo hincarles el diente, aquí te dejo una pequeña guía de 9 puntos para leerlos como un auténtico pro. ¡Espero que te sea útil!

1. Bebe un vasito de agua
Lo primero de todo, bebe un vaso de agua. El cerebro funciona mejor si está hidratado. La deshidratación comienza antes de que sientas sed y afecta a la función cognitiva del cerebro.

2. Prepárate bien
Durante la lectura vas a subrayar, tomar notas, etc… Esto es algo que no se puede hacer como cuando se lee una novela en la cama. Necesitarás papel, lápiz y un ambiente tranquilo: la comprensión lectora aumenta cuando el cuerpo está relajado.

3. Sé muy escéptico
No te creas nada. Todos sabemos la presión que tienen los científicos por publicar (publish or perish que dicen) por lo que existen muchos artículos por ahí que contienen muy pocos resultados, malos resultados o, incluso, falsos resultados. No en vano cuando la revista Nature hizo una encuesta entre 1.500 científicos, el 70% de ellos declararon que habían sido incapaces de reproducir experimentos encontrados en revistas científicas. [1] Así que, de primeras, cualquier artículo debe tener para ti la misma credibilidad que si hubiera sido escrito por la bruja Lola.

4. Lee de forma activa
Sé consciente de que tienes que hacer una lectura activa del texto. Además de entender todo lo que dice, debes deducir la información que los autores no escriben de forma expresa.

5. Subraya
Según vayas leyendo el texto subraya (o marca con el lector de pdf) la información que creas relevante. Sé selectivo, si lo subrayas todo, no destacará nada.

6. Anota las ideas importantes
Con ayuda del texto subrayado identifica las ideas importantes. ¿Crees que vas a necesitar esa información en el futuro? Entonces escribe una nota resumiendo esas ideas con tus propias palabras.

7. Echa una ojeada al artículo
a. Lee el título. Es la carta de presentación del artículo e indica su tema y campo científico. A veces con él se puede averiguar hasta lo engreído que es el autor.
b. Estudia el abstract con detenimiento. Si está bien escrito, te dará información sobre el propósito del artículo, la metodología empleada, los resultados obtenidos y su significado. Muchas veces los autores practican el resumen extremo y convierten el abstract en un texto confuso al forzar frases cortas y/o utilizar terminología compleja. No tengas miedo de leerlo varias veces hasta que lo comprendas por completo. Antes de continuar al siguiente paso debes ser capaz de explicar el contenido del abstract con tus propias palabras sin mirar el texto.
c. Observa la revista en la que se ha publicado. ¿Conoces su índice de impacto? ¿Es habitual para un paper de tu campo publicar en ese nivel? Cuanto mejor sea la revista más posibilidades hay de que lo haya evaluado gente competente y, por lo tanto, la información que aporte sea veraz.
d. ¿De qué año es el artículo?. En algunos temas, antiguo puede equivaler a obsoleto y nuevo a innovador. Si es antiguo pero ha sido muy citado puede que sea un clásico.
e. Echa un vistazo ahora a los autores. ¿Son conocidos dentro de tu campo? ¿Los has visto alguna vez en un congreso?. Lo que queremos es tratar de conocer su reputación. Puedes buscar en internet sobre ellos o visitar su página web. De sus afiliaciones no te fíes: muchos científicos utilizan el prestigio de sus universidades o invitan a figurar a científicos importantes como coautores para colar artículos muy pobres en revistas de alto impacto.
f. Fisga un poco. Obtén una idea rápida de los contenidos del artículo e identifica las partes más importantes viendo de qué secciones y subsecciones se compone y leyendo la primera frase de cada párrafo.
g. ¿Merece la pena? Una vez que ya te has enterado de qué va el artículo tienes que tomar la decisión de si te va a ser útil o no asimilar la información que contiene, es decir, de si le vas a querer dedicar tu valiosísimo tiempo a estudiarlo. Si la respuesta es afirmativa, pasa al siguiente punto.

8. ¡Al ataque! Lectura del artículo
a. Comienza con la introducción. Las introducciones sirven para indicar cuál es el objetivo del artículo, así que comprueba de que lo has encontrado antes de pasar a la siguiente sección.
Normalmente para justificar el objetivo, los autores resumen las bases y el estado actual del tema que tratan. Asegúrate de que anotas lo que no conocías.
Ten cuidado: algunos autores omiten o trasladan a la sección de discusión la información importante (normalmente de artículos de otros autores con conclusiones similares a las suyas) para disimular que su trabajo no es novedoso.
b. Continúa con la sección de métodos. En ella se deben explicar los experimentos que se han hecho para abordar el objetivo marcado en la introducción. Debes preguntarte si conoces las técnicas empleadas (si no las conoces tienes trabajo), si son adecuadas para el propósito del artículo y qué diferencian sus experimentos de otras pruebas de la bibliografía. Por último, piensa en si los resultados van a ser fiables: ten en cuenta el tamaño de las muestras, el procesado de las imágenes, si los datos obtenidos están en un repositorio público, etc.
c. Y termina con la sección de resultados y discusión. Tu objetivo aquí es averiguar qué han descubierto y si su descubrimiento está apoyado por pruebas convincentes.
Empieza examinando las gráficas y las tablas con atención. Trata de interpretar los datos antes de mirar los pies. Si no sabes interpretar las gráficas consulta en internet o en tu biblioteca. Lee los resultados y pregúntate: ¿Hay suficientes datos? ¿Hay otra forma de interpretarlos? ¿Son fiables o hay mucho ruido, interferencias, variabilidad…? ¿Crees que sería posible reproducir esos resultados? Al final de esta sección deberías ser capaz de resumir en dos o tres frases, con tus propias palabras, lo que han descubierto, por qué deberías confiar en el resultado y, muy importante, por qué es importante para ti.
d. Conclusiones. Si el artículo incluye sección de conclusiones comprueba que el autor llega a las mismas conclusiones que tú.

9. Aún no has terminado. Haz una ficha
Todo el trabajo que has realizado no sirve de nada si no guardas de una forma eficiente la información que has recabado. Prepara una ficha para los artículos que lees con las notas que has ido tomando. En la referencia [3] puedes encontrar un modelo bueno, pero puedes hacer el tuyo propio. Yo las fichas las guardo en evernote, así luego puedo encontrar la información rápidamente. No te preocupes por el tiempo que tardas en rellenar una ficha, te aseguro que es una buena inversión porque luego ahorras un montón de tiempo de relectura, o cuando tengas que escribir tus propios artículos, tesis, y lo tengas que citar. Tampoco te preocupes por el tiempo que tardas en leer los artículos. Con el tiempo serás más ágil y los leerás mucho más rápido.


Bibliografía
[1] 1,500 scientists lift the lid on reproducibility, Nature news, 25 de mayo de 2016
[2] The study skills handbook, Stella Cottrell, Palgrave MacMillan 2013
[3] How to Read a Scientific Article, Mary Purugganan, Jan Hewitt.
Publicado el 30 de noviembre de 2016